Radiofrecuencia Indiba, lo Nuevo en Regeneración

La radiofrecuencia Indiba es una nueva modalidad de radiofrecuencia, un nuevo tipo de tratamiento regenerativo, indoloro e inocuo que ofrece unos resultados asombrosos tanto sobre el rostro como el cuerpo, permitiéndonos rejuvenecer y revitalizar la piel de nuestra cara, suavizar las arrugas, imperfecciones como pequeñas cicatrices e, incluso ya sobre el cuerpo, reducir la tan indeseada celulitis o rebajar abdomen, por citar una de sus múltiples propiedades.

¿Qué es la radiofrecuencia Indiba?

Con la tecnología de la radiofrecuencia indiba, también conocida como diatermia, se consigue un aumento de la temperatura local en los tejidos a través de una corriente de energía electromagnética de frecuencia precisa, controlada y lo suficientemente capaz de generar una respuesta a nivel celular.

Se aplica mediante dos electrodos metálicos que, a través de radiofrecuencia, desarrolla una temperatura interna (nunca molesta), que actúa en el interior de las propias células movilizando los iones a través de su membrana para conseguir múltiples efectos y beneficios biológicos tales como: activación celular, aumento de la oxigenación de los tejidos, del flujo sanguíneo, incremento de la síntesis de nuevo colágeno (neocolagenosis) y de elastina… por lo que a nivel facial, se logra obtener una retracción de la piel mejorando el óvalo del rostro y disminuyendo la laxitud o flacidez de los tejidos. Podemos decir por ello, que los efectos de la radiofrecuencia indiba son altamente beneficiosos dentro del campo de la medicina estética.

Tratamiento de radiofrecuencia indiba

Los pasos que se siguen para aplicar el tratamiento de radiofrecuencia Indiba requieren en primer lugar, realizar un historial completo de la persona que lo va a recibir para evitar posibles contraindicaciones o situaciones especiales de cada paciente, al mismo tiempo que es necesario valorar y dictaminar un diagnóstico previo para definir detalladamente los parámetros en las zonas a tratar.

Tras la elaboración del historial y el diagnóstico, se procede a la aplicación del tratamiento. Cabe decir que la piel que va a recibir este tipo de tratamiento previamente, debe estar en óptimas condiciones de hidratación, siendo necesario en ocasiones realizar dos semanas antes de su aplicación, una preparación previa con mesoterapia facial hidratante, peeling superficial, o un protocolo de higiene facial para obtener los mejores resultados.

¿Cómo se realiza este tipo de radiofrecuencia?

En primer lugar, se limpia y desinfecta la zona a tratar. Se suele tomar fotografías previas de las zonas de tratamiento. Al ser completamente indoloro, no se precisa ningún tipo de anestesia local ya que el tratamiento es tolerable y lo único que percibirá el paciente es una leve sensación de calor. Acto seguido se hacen pequeñas divisiones de la zona de tratamiento y se aplica una crema conductora de la radiofrecuencia. La energía se aplica con unos manípulos y por medio de las manos del personal para ir elevando la temperatura de forma gradual y mantenerla en el tiempo mediante sucesivos pases dirigidos con un orden. Del mismo modo, se realiza un drenaje linfático.

Tras su aplicación sólo se requiere una limpieza de la zona tratada y la aplicación de un tratamiento tópico adecuado para incrementar el resultado.

Este tipo de tratamiento suelen durar entre 30 a 45 minutos por cada sesión y es necesario que en las 12 horas posteriores no se enfríe la zona tratada mediante la aplicación de frío local o exposición a bajas temperaturas. También se deberá mantener un cuidado diario con los productos cosméticos determinados por el personal  y proteger la piel con una crema de fotoprotección solar adecuada. Por último, se deberá acudir a las revisiones pertinentes que se le indique al paciente.

¿Cuándo empiezan a ser visibles los resultados?

En cuanto a los resultados, generalmente, empiezan a ser visibles a partir de la cuarta semana llegando a un nivel óptimo a partir del tercer mes.

Este tipo de tratamientos con radiofrecuencia Indiba tienen efecto acumulativo, es decir, se realizan protocolos con un número de sesiones que podrán variar según sea el problema a tratar aunque, como tratamiento de inicio, es suficiente entre 6 y 10 sesiones. Estas sesiones, según sean las necesidades y disposición del paciente, se pueden realizar en intervalos semanales o, incluso, días alternos hasta llegar a un límite de 4 a 6 sesiones para pasar, posteriormente a recibir el final o resto del tratamiento con una sesión cada 15 días.

Muchos pacientes presentan al inicio del tratamiento una cierta intranquilidad ante este tipo de calor que van a recibir durante la radiofrecuencia Indiba. En este punto sólo cabe decir que en ningún momento será doloroso y que la intensidad del calor sólo obedecerá a la zona y problema estético a tratar aunque, en cualquier caso, la sensación que produce este tipo de tratamiento es siempre relajante e, incluso, llegará a ser agradable para el paciente.

Contraindicaciones

La radiofrecuencia indiba está contraindicada y no se pude aplicar en los siguientes casos:

  • En personas que lleven implantado un marcapasos y otros implantes electrónicos.
  • En mujeres embarazadas o en época de lactancia.
  • En pacientes que presenten en la zona de tratamiento lesiones activas como pudieran ser: heridas abiertas, quemaduras…
  • En menores de edad (salvo autorización familiar y valoración del problema).
  • En pacientes que presenten cuadros de patología psiquiátrica grave.
  • En pacientes que padezcan de tromboflebitis.
  • En pacientes con un cuadro de enfermedad pre o neoplásica activa.
  • En situaciones con muy pocas expectativas reales de éxito con este tipo de tratamiento.
  • O en circunstancias que el propio médico de estética considere pertinentes.

Este tipo de tratamiento es compatible con otras técnicas de rejuvenecimiento facial tales como: toxina botulínica, mesoterapia, peelings, materiales de relleno…

Otras aplicaciones

La radiofrecuencia indiba también actúa como analgésico en dolencias musculares, hematomas y edemas. Resulta muy eficaz para activar la microcirculación y preparar antes del tratamiento las pieles castigadas. Ayuda a disolver los depósitos grasos y también está indicado, por sus óptimos resultados, para reducir la flacidez de los brazos, tratar la flacidez de la piel del abdomen tras un parto o régimen, reafirmar el pecho, disolver la grasa de los muslos y como coadyuvante a la hora de tratar la celulitis ya que gracias a que activa la circulación ayuda, de igual modo, a disolver los depósitos grasos.

Puedes ver las aplicaciones coporales aquí.

En resumen

Podemos decir que a través de la técnica de radiofrecuencia Indiba, se puede conseguir una visible mejoría de la elasticidad e hidratación de la piel aportando, mediante la regeneración de la misma, una mayor luminosidad y suavidad tanto en el rostro como en el cuerpo. Dada su inocuidad ofrece, de igual modo, la oportunidad de poder ser aplicada en zonas muy concretas y delicadas como son el contorno de los ojos reduciendo, gracias a su efecto drenaje, las antiestéticas bolsas de los párpados al mismo tiempo que nos ayuda a eliminar toxinas y reducir esos edemas o hinchazón del rostro que con la edad va apareciendo. En consecuencia, podemos decir que nos encontramos ante un revolucionario y eficaz tratamiento con múltiples y beneficiosas aplicaciones y, principalmente, enemigo del tiempo.